• En solidaridad con los pueblos del sur desde 1987

  • En solidaridad con los pueblos del sur desde 1987

  • En solidaridad con los pueblos del sur desde 1987

  • En solidaridad con los pueblos del sur desde 1987

  • En solidaridad con los pueblos del sur desde 1987

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Ante la decisión del Gobierno español de expulsar al Embajador de Venezuela en Madrid, Sr. Mario Isea, y las sanciones anunciadas por la Unión Europea contra Venezuela en la semana pasada, la Junta Directiva de SODePAZ reunida el día 27 de enero en Madrid, manifiesta:

Qué la decisión de la Unión Europea de dictar sanciones contra Venezuela, de acuerdo al comunicado publicado en el Diario Oficial con número L 161 del 22 de enero pasado, son absolutamente injustas y demuestran la sumisión de la política exterior europea a la estrategia del gobierno norteamericano, presidido por el Presidente Trump y cuya política exterior es dirigida por un magnate de la industria del petroleo como es Rex Tillerson, director ejecutivo de Exxon Mobil Corporation entre 2006 y 2016. Esta compañía ha mantenido diversos litigios con el Gobierno Venezolano, que llevaron a éste último a nacionalizar sus activos, decisión avalada por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) que en el año 2017 reconoció el apego legal de las autoridades venezolanas sobre la participación de Exxon en el proyecto Cerro Negro y revocó la decisión que ordenaba a Venezuela pagar 1.400 millones de dólares por daños.

Las sanciones de la Unión Europea se centran en las limitaciones para viajar a Europa de siete altos cargos de Venezuela, tanto del gobierno, de los tribunales, de la Comisión Nacional Electoral y miembros de la Asamblea Nacional, así como el bloqueo de sus posibles bienes en Europa.

Los argumentos para las sanciones a estas personas se basan en acusaciones no demostradas ni avaladas por ninguna condena de tribunales internacionales, dándose el caso de que a uno de los sancionados se le acusa de estar “Involucrado en socavar la democracia y el estado de derecho en Venezuela, incluso mediante el uso de los medios de comunicación para atacar públicamente y amenazar la oposición política", es decir por ejercer su derecho a la libertad de expresión en su actividad política.

Las decisiones tomadas son una clara injerencia externa y las sanciones impuestas constituyen una violación del derecho internacional.Y sorprenden cuando la Unión Europea ha permanecido callada, cuando no ha sido cómplice, ante las acciones de grupos violentos de la oposición venezolana durante los primeros meses del año 2017, que han causado 43 muertes hasta el mes de julio, incluyendo linchamientos en plena calle, lanzamiento de artefactos explosivos, ataques a edificios públicos incluso con armas de guerra.

Es importante hacer notar que, a pesar de las acciones violentas,  “tres actos electorales tuvieron lugar el año pasado en el país, y que las elecciones presidenciales están programadas para fines de abril, todas abiertas para la participación de la oposición” como dice al texto del grupo parlamentario europeo GUE / NGL.

La expulsión del embajador en Madrid de Venezuela, es el colofón en esta estrategia de enfrentamiento que los gobiernos de la Unión Europea llevan contra el pueblo bolivariano y su gobierno. Una persona que se ha caracterizado por difundir la realidad venezolana en una coyuntura de acoso permanente contra la embajada de Venezuela y contra su persona.

Madrid, 27 de enero de 2018

Imagen: Mario Isea en la fiesta de SODEPAZ por su 30 Aniversario

 

Siguenos en Twitter

Buscador